Everybody hurts

sábado, 14 de junio de 2008





A veces no duermes por las noches y no conoces la razón de lo que te impide conciliar el sueño. En otras ocasiones ese insomnio tiene nombre, apellidos y una cara conocida del pasado.

Creías haber superado muchas cosas y ésta era una de ellas, pero tu destino te envía al lugar del crimen dentro de una ambulancia y, mientras corres atropelladamente escaleras arriba, las sensaciones se repiten exactamente igual que cuatro años atrás. Siempre tienes la peregrina esperanza de que coincidan los números, pero tu memoria te juegue una broma pesada; sin embargo, las sospechas se confirman al empujar la hoja de una puerta entreabierta. Junto al cuerpo muerto de una mujer madura en el suelo, resucita una sombra del pasado: la de Amor nº 13, mientras suena de fondo “Everybody hurts” de R.E.M., una banda sonora muy apropiada que, de haber sido buscada a conciencia, nunca hubiese estado tan acertada.

El sabor de lo agridulce es: el cruce de miradas intercambiadas, sin demasiado detalle, con el síndrome de la visión en túnel sobre el cuerpo que se encuentra derramado en el suelo; lo más duro: reconocer que la mujer madura, que imagino su madre, ha elegido partir para otro mundo antes de tiempo; la impotencia mayor: intentar improvisar unas palabras de consuelo, para quien no lo tiene. Después: el silencio, lágrimas y una mirada larga, muy larga… que tan sólo rompe el sonido de un móvil olvidado en otra habitación. Después surgen las preguntas al cuerpo sin vida, mezcla de reproche y tristeza.

Por un gran ventanal del salón, entran los últimos rayos del sol anaranjado que se pone en el horizonte violeta y se me ocurre que es una pena que ella no vuelva a contemplar más puestas de sol como ésta.

Recogemos nuestros aparatos despacio para desaparecer sin perturbar la escena de dolor ajeno y yo me voy escaleras abajo tarareando bajito, sin poder controlarlo, la canción de R.E.M, que me martillea el pensamiento con nuevos recuerdos grabados a fuego. Atrás quedan el cuerpo sin vida en el suelo de un salón azul, un frasco de somníferos vacío en el cuarto de baño y Amor nº 13 abrazado a sus rodillas, con la mirada perdida y llorando en silencio.

Cuando los finales son improvisados y están mal rematados, el pasado siempre vuelve para saldar las deudas.


La Dama



"Se aferra el corazón a lo perdido
los ojos que no ven miran mejor
cantar es disparar contra el olvido
vivir sin ti es dormir en la estación"

(Sabina&Calamaro)

2 Gotas de Lluvia sobre mi Paraguas Rojo:

sobalange on domingo, 15 de junio de 2008, 13:55:00 CEST dijo...

passando por aqui e gostei muito do que li...
percebo que voce fala muito da morte..
beijos.

La Dama de Abril on domingo, 15 de junio de 2008, 19:59:00 CEST dijo...

La Muerte forma parte de la Vida, sin ella para algunos la Vida sería perfecta, pero también injusta. Me gusta escribir de todo lo que me rodea, de lo que veo, de lo que siento...de nada en particular o de cualquier cosa por insignificante que pueda parecer. La Muerte, la Tristeza, el Día a día,la Risa, el Amor, la Amistad...cualquier tema es posible. Todos forman parte de este carrusel vertiginoso e improvisado...
Gracias, Sobalange, por leerme.

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada