Esquinas a Ritmo de Tango

viernes, 4 de abril de 2008

Las esquinas de mi ciudad están llenas de vida. Una vida rancia, agridulce, desganada y a veces mísera. Al lado de cada semáforo hay un domador de pulgas y en cada farola una princesa buscando príncipes azules a los que obsequiar con besos lascivos a cambio de un golpe de suerte con visa al paraíso. Junto a cada gran centro comercial florecen como champiñones un millar de micronegocios callejeros que sobreviven como peces rémora junto al coloso.

Ayer encontré a un anciano vestido de payaso con un bandoneón sucio y desafinado. Le acompañaba fiel un perrillo viejo con una falda con volantes que andaba a dos patas a ritmo de tango. Para expiar, en parte, mi sentimiento de culpa me acerqué a echarle unas monedas en una bolsa que había dejado en el suelo y él me dedicó unas notas de “Yira”.




Verás que todo es mentira


verás que nada es amor


que al mundo nada le importa


yira, yira


y aunque te quiebre la vida


y aunque te muerda un dolor


no esperes nunca una ayuda


ni una mano, ni un favor.




Hoy en lugar del payaso jubilado habitaba en la misma esquina un trío de músicos desgarbados que tocaban pasodobles ante la indiferencia de los peatones que pasaban.

Ayer un hombre de mediana edad con aspecto de indigente a última hora de la tarde dormía como si no formara parte de este mundo en la puerta de un VIPS, mientras la gente salía y entraba del local sin reparar en él.

Espero no perder nunca mi capacidad de asombro. Me niego a sustituirla por una inmensa indiferencia.

No sé si nos hemos acostumbrado demasiado a justificar las desgracias ajenas. Me niego a cambiar. Y cuando veo tocando a alguien un pasodoble en medio de la calle, o un payaso desaliñado con un perrillo viejo bailando al compás de un tango sigo parándome a contemplar el espectáculo.

Y si, a cambio de unas monedas, me tocan una canción, yo regalo una sonrisa y me voy calle abajo tarareando el tango que me acaban de dedicar…



Cuando la suerte que es grela


fallando y fallandote largue parar


cuando te viene la vida


sin rumbo y desesperao


cuando no tengas ni fe


ni yerba de ayer


secándose al sol


cuando rajés los tamangos


buscando ese mango


que haga morfar


la indiferencia del mundo


que es sordo y es mudo


recién sentirás.


Verás que todo es mentira


verás que nada es amor


que al mundo nada le importa


yira, yiray aunque te quiebre la vida


y aunque te muerda un dolor


no esperes nunca una ayuda


ni una mano, ni un favor.


Cuando estén secas las pilas


de todos los timbres que vos apretás


buscando un pecho fraterno


para morir abrazao


cuando te dejen tirao


después de cincharlo mismo que a mí


cuando manyes que a tu lado


se prueban las ropas que vas a dejar


te acordarás de ese otario


que un día cansadose puso a ladrar.




(La Dama)



1 Gotas de Lluvia sobre mi Paraguas Rojo:

Claude Bernard dijo...

Me emocionan tus palabras, soy un admirador tuyo desde que conocí tu antiguo blog "La Chica del pLaneta Rojo". Espero seguirte muchos años en este espacio.

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada