Como una medusa urbana

lunes, 8 de septiembre de 2008



Llegar a casa supone una catarsis. Al cerrar la puerta tratas de dejar todos los problemas fuera. Abres el grifo de agua caliente y comienzas a despojarte de las mil doscientas capas de células muertas que llevas encima: miradas asesinas, desencanto generalizado, frustración colectiva, amor insulso o interesado, desamor, odio, más desencanto, más odio hacia nada en concreto y hacia todo lo que te rodea... son cosas que se te acumulan sobre la piel…
Dejas atrás una estela de cosas que quieres abandonar en el olvido. Las diminutas tragedias ajenas ya te agotan demasiado y has decidido ir deshaciéndote de ellas como de la ropa vieja que ya no usas y que guardabas en el armario para una ocasión especial que nunca llegó.
Estás tan cansada y tan relajada que te quedarías ahí de pie durmiendo bajo la ducha sintiendo el agua caer por tu espalda. En tu duermevela te llegan vagos fotogramas de la última película de Indiana Jones de la que tan sólo recuerdas que hay enormes cataratas de agua que salta un Harrison Ford de la tercera edad sin despeinarse, y sin perder su sombrero… como en los viejos tiempos. La ducha también te proporciona esa sensación, pero sin el dolby stereo surround. No te ves saltando las cataratas del Iguazú, pero sí dejándote llevar por la cascada que has creado.
Cae el agua sobre tu frente, sobre tus párpados y las capas muertas de tu piel se van por el desagüe. Prefieres pensar que no hay nada mejor que hacer en este mundo que estar ahí, bajo esa lluvia artificial, reparadora de dolores pequeños… que se clavan como diminutos alfileres, como dardos envenenados de una tribu de bantúes que te disparan sus cerbatanas. Y de nuevo aparece Indiana en tus sueños…pero esta vez con su látigo…y con veinte años menos. Sonríes con los ojos cerrados por las cosas tan extrañas que se te ocurren en la ducha y vuelves a dejar la mente en blanco.
Sigue el aguacero y sientes que te encantaría vivir siempre debajo de la lluvia, como si fueras un ser de agua. En ella encuentras el refugio del elemento transparente y te conviertes en una medusa de ciudad. Ralentizas tus movimientos hasta confundirte con cada gota y te ves como en un viaje submarino, como en esos documentales de la sobremesa, a ras del fondo del mar atravesando bancos de coral y anémonas...

(La Dama)

2 Gotas de Lluvia sobre mi Paraguas Rojo:

ReyArturo dijo...

Hola!
Me ha fascinado tu blog.
Demuestras una sensibilidad exquisita y no solo hablo de tus escritos sino de la música que tienes seleccionada.
Gracias a tí he descubierto a Secret Garden. Su música te transporta a lugares donde solo puedes ir con la imaginación.
Tu selección de poemas y de letras de canciones está muy cuidada también, así como las ilustraciones que forman parte de ellos. ¿Dónde has encontrado esos dibujos?. Me encantan.
Yo tengo un pequeño programa de radio en una emisora de Sevilla llamada RADIOPOLIS los domingos noche a las 0:00h. Te invito a oirlo. Lo puedes sintonizar a través de internet también en: www.radiopolis.org.
Me encantaria contar con alguno de tus escritos y leerlos en el programa si te parece bien, claro.
Bueno, que no me enrollo más.
Tu blog es mágico y muy bello.
Gracias por hacerlo real.
Un beso.
ReyArturo.
P.D.
Mi blog no es como el tuyo (aún no he aprendido a poner música en él) pero si quieres visitarlo la dirección es:
secretojardin.blogspot.com

La Dama de Abril on lunes, 8 de septiembre de 2008, 20:32:00 CEST dijo...

Bienvenido Rey Arturo. Gracias por dejar tu huella. Usa lo que quieras para tu programa. Acepto tu invitación para el próximo domingo. Vuelve cuando te apetezca.

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada