Carta a Jack

lunes, 8 de septiembre de 2008



Alma Jr y su hija estaban recogiendo las pocas cosas que Ennis tenía en su caravana. Acaban de esparcir sus cenizas en Brokeback Mountain. En un rincón del armario encontraron dos camisas, una postal y una carta. Alma comenzó a leer aquella vieja carta cuyo sobre no tenía dirección pero si destinatario:
“Jack, hoy hace 20 años que tengo 20 años, como regalo he vuelto a Brokeback Mountain, he montado la tienda, (nunca supiste montarla bien). Alrededor de la hoguera he sentido en mi cuello el calor de tu aliento y he pensado, ¡ojala pudiera tenerte un poquito! Hay que ver Jack cómo pesa la noche. Desde que te fuiste no hay agostos ni noviembres, ya no quedan hojas en mi calendario. Si se levantase una brisa de viento me traería tu olor, intentaría amarrarla para recibir un soplo de alegría, la guardaría para tenerla siempre en mi bolsillo y poder llenarme de amor cada vez que quisiera.
No veas Jack como me amargan los besos que me perdí, como pesa la noche en mi cama, el sabor de las últimas penas que pasé por ti, me van matando las estrellas, el frío y el calor, la luna quema si tu no estás aquí, cómo matan los recuerdos que se acuerdan de ti.
Te diré que me he hecho amigo de la luna para contarle nuestro secreto, para que entienda mi locura cuando digo que “te quiero”. ¿Te quiero?, nunca nos dijimos “te quiero”, pero sabe Dios, Jack, que no puedo dejar de quererte. ¡Cómo deseo que estuvieses aquí!
El Amor con mayúsculas que me ha llevado a esta cárcel de amor en la que vivo prisionero y que sustentan mi entendimiento, mi razón, mi memoria y mi voluntad. Mi razón me dice que debo morir, que mejor estará la dichosa muerte que la desesperada vida.
La noche se va acercando con las estrellas y la luna de la mano, tengo que despedirme de ti, qué amargas son las despedidas Jack, ojalá pudiese volver a escuchar tu armónica y poder decirte todo lo que el silencio no dijo, decirte que no tengo ni un solo motivo por el que quiera olvidarte, que lo que sentí por ti y junto a ti permanecerá conmigo hasta final de mis días.
Jack, vuelvo al callejón del gato, al callejón de los espejos cóncavos y convexos.
Esta vez, te juro Jack que nos vemos en noviembre”.

Alma Jr salió corriendo de la caravana con las dos camisas que tantas veces había visto en el armario y que su padre nunca se había puesto, su hija la siguió como pudo a la parte trasera de la caravana, al llegar le preguntó: ¿por qué quemas las camisas del abuelo? Alma con los ojos llenos de lágrimas le contestó: Jacky, estoy devolviendo al abuelo Ennis a la vida.
Recogió las cenizas y volvió a subir con su hija a Brokeback Mountain donde las esparció. Alma Jr miró a su hija sonriendo y le dijo: Por fin el abuelo es libre y feliz.

El último día de julio fue dando paso a agosto. Al llegar lo primero que hizo Ennis fue sumergirse en los calidos mares de Jack, ya nunca volvería a tener frío.
Jack le dijo: “Nunca te pedí que me jurases nada, pero me alegro que esta vez te hayas adelantado al juramento, siempre he estado contigo y por fin va a ser así, justo asi siempre...”

(De la película "Brokeback Mountain")

3 Gotas de Lluvia sobre mi Paraguas Rojo:

sobalange on martes, 9 de septiembre de 2008, 19:26:00 CEST dijo...

como vai?
saudade..
bj.

La Dama de Abril on miércoles, 10 de septiembre de 2008, 14:22:00 CEST dijo...

Hola amiga. Hacía tiempo que no te veía por aquí. Saludos. Besos.

sobalange on miércoles, 10 de septiembre de 2008, 16:10:00 CEST dijo...

besos besos besos

obrigada pela visita........

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada