Reencuentros y peces tropicales

jueves, 8 de enero de 2009



Hay tantas cosas en el silencio…A veces hace más daño aquello que nunca se dice…
Siempre he pensado que lo peor que puedes contestar a un “te quiero”, es un “gracias”.
Ayer volví a ver, después de cinco meses, a Amor nº 10. Apenas hablamos un instante en un encuentro ¿casual?-la vida tiene estos pequeños guiños de ironía-. Justo lo suficiente para que me regalara un “cuídate mucho, sabes que te quiero.”Seguido de un beso en la mejilla, que extrañamente no me resultó hueco, como en otras ocasiones.
Amor nº 10 desencadenó dolores de cabeza durante dos años en mi vida y las réplicas de su seísmo han ocupado mis pesadillas hasta hace poco tiempo. Es lo que tiene entregar el corazón cuando te enamoras de verdad, que cuando te lo devuelven está malherido y lleno de costurones… Y siempre que regalas ese corazón, el único que tienes,hay una parte que nunca recuperas porque se queda con el otro.
-“No trates de despertar al dragón dormido que hay en ti. Podría enfurecerse y quemarte por dentro…”-me ha dicho El-pez-que comparte-pecera-conmigo, conocedor de mi más íntima biografía.
Aunque hay un abismo entre mi pez tropical y yo, nuestras historias encajan como piezas de un puzzle mágico. Él quiere hacerme feliz en todo momento y yo me dejo regalar palabras y estrellas en tiempo de goteras cardíacas. Mi pez es muy humano y extremadamente sensible. Si esto fuese un cuento de hadas, él sería la princesa del guisante.
Después me ha hecho reír y me ha dado un abrazo de oso. No hay nada más relajante que las burbujas de la risa y nada más confortable que los abrazos de un pez tropical

(La Dama)

2 Gotas de Lluvia sobre mi Paraguas Rojo:

El Maestro de Esgrima dijo...

El Amor es una hoguera de la que siempre quedan los restos humeantes que nunca llegan a desaparecer cuando se extingue. El tiempo lo apaga casi todo. Sólo aquellos recuerdos a los que atamos el corazón para siempre escapan del olvido.

Lástima no ser ese pececillo para estar siempre contigo en tu pecera...

Tuyo x siempre.

No olvides nunca que siempre estaré contigo.

La Dama de Abril on viernes, 9 de enero de 2009, 10:38:00 CET dijo...

Sí Maestro, el ovido no es la amnesia, es sólo el paso del tiempo sobre la memoria. Hay cosas que se le escapan y que vuelven una y otra vez cuando la vida, que tiene esquinas inesperadas, nos hace tropezar con las mismas personas.

No necesitas ser un pez para estar siempre conmigo.

Un beso.

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada